STUDENTJOB BLOG

Cuando pensamos en estudiar mientras trabajamos, habitualmente nos viene a la mente algo pesado y difícil. Compaginar horarios de clase con el trabajo, y buscar tiempo de estudio se hace complicado; pero existen opciones en las que todo esto resulta mucho más llevadero.

 

Cómo compatibilizar estudios y trabajo

Te plantearemos tres maneras en las que todo este proceso es algo fácil, agradable, satisfactorio, y…. ¡gratuito!

tattoed woman with laptop

 

  • Contratos de formación

Las empresas pueden contratarte con una Formación Dual, una modalidad en la que se comprometen a dejar parte de tu horario laboral para que te formes. La normativa marca que durante el primer año, el 75% será trabajo efectivo y el 25% formación. A partir del segundo año, la actividad laboral debe subir al 85%. Con estos contratos puedes conseguir certificados de profesionalidad o formación profesional de la misma área laboral en el que estés trabajando. Esto hace que lo que aprendas lo puedas aplicar directamente en tu actividad profesional.

Esta formación será hará en modalidad de teleformación, por lo que te ahorras desplazamientos y es totalmente flexible en horarios. Tan sólo existen presencialidades para tutorías y exámenes.

El horario a aplicar no es a turnos, ni nocturno, y el horario laboral no coincidirá con el formativo, siendo los días de descanso tanto para la formación como para el trabajo.

Esta forma de estudiar te beneficia, tanto a ti, que consigues un título oficial, como a la empresa, que obtiene beneficios sociales por realizar este tipo de contrato.

 

  • Formación para el empleo

Lo que denominamos formación para el empleo puede estar dirigida a desempleados o a trabajadores en activo. En este último caso, como empleado de un determinado sector laboral, tienes derecho a cursos gratis de múltiples temáticas. Estos cursos se financian con las cantidades que nos restan de las nóminas destinadas a formación, por lo que es un derecho que todos deberíamos ejercer.

El proceso, en este caso es el más sencillo de los tres, pues la empresa no interviene. Tan sólo debemos dirigirnos a una entidad impartidora, y escoger el curso que queramos. Simplemente cumpliendo los requisitos laborales (indicando el sector de la empresa), ya nos podemos inscribir. Existen diversos planes formativos: para autónomos, desempleados o aptos para cualquier sector.

woman wearing eyeglasses

 

  • Formación programada

La formación programada (o bonificada, como se conocía anteriormente) es gratuita tanto para la empresa como para el trabajador. Aunque sea una empresa privada quien la imparta, la empresa compensa su coste pagando menos en las cotizaciones a la seguridad social. 

Empresa y trabajador se pueden poner de acuerdo en las necesidades de formación que tienen para contratar el curso adecuado con quien quieran, siempre, cumpliendo con los limites de financiación que marca el gobierno en función del tamaño de la empresa.

 

Como ves, estar inmerso en el mercado laboral no es un problema a la hora de estudiar y conseguir títulos con los que optar a mejores puestos y a mejorar como personas.

Comparte este artículo

Publica tu comentario

Comentarios

No hay comentarios todavía. Se el primero en publicar un comentario

Populares