STUDENTJOB BLOG

trabajar_como_traductor

La eterna cuestión: no te contratan en ningún sitio porque no tienes experiencia, y no puedes adquirir experiencia porque no te contratan en ningún sitio. Este es el pan de cada día de muchos de los nuevos traductores, que no saben por dónde empezar ni qué hacer para coger impulso. Pues bien, aunque parezca misión imposible, lo cierto es que hay algunos trucos que pueden ayudar a acelerar el proceso y acabar de una vez por todas con la etiqueta de «novato sin experiencia». ¿Quieres saber cuáles son?

 

Todavía estás en la carrera

 

Quien no corre, vuela, aunque todavía no tengas ni el título de graduado. Cada vez es más común ver cómo los estudiantes intentan meterse en el mundo laboral mientras estudian. No es una mala idea: es el momento perfecto para descubrir qué es lo que te gusta de verdad y cómo funciona el mundo real, además de que salir de la universidad con experiencia laboral debajo del brazo es, cuanto menos, muy útil para tu futuro. 

 

  • Prácticas curriculares

Algunas universidades tienen una asignatura de prácticas, en la que ofrecen una serie de empresas para trabajar como becario unas horas concretas. Es cierto que esto depende más de tu universidad que de ti pero, si tienes la oportunidad, no dudes en aprovecharla: es una forma estupenda de ver de primera mano cómo funciona el mundo laboral incluso antes de haber salido de la carrera. Además, ten en cuenta que estarás trabajando con profesionales de tu campo, tanto compañeros como superiores, que podrían interesarse en ti para un futuro si ven que vales. Es el momento perfecto para demostrar todo lo que sabes, o lo dispuesto que estás a aprender de tus errores de novato, porque, desde luego… vas a tener, y no pocos. Pero bueno, estás ahí para aprender, ¿verdad?

 

  • Prácticas extracurriculares

Este es un punto parecido al anterior, pero con unos matices diferentes. Este tipo de prácticas también se consiguen a través de la universidad, pero no te lo dan todo hecho en forma de asignatura. Para conseguir unas prácticas extracurriculares, tienes que aprender a moverte solo y buscar en la bolsa de trabajo y becas que tenga tu universidad. Contacta con todas las empresas que puedan interesarte y espera a ver si el interés es recíproco. Una vez te hayan seleccionado en alguna empresa, el proceso es el mismo que en el apartado anterior: esfuérzate todo lo que puedas (cabe la posibilidad de que te ofrezcan quedarte si les has gustado), pero tampoco te obsesiones con los errores de novato que puedas cometer, ellos sabrán que eres un becario y estás empezando. 

 

  • Concursos

Realmente, esta sección es un poco trampa porque, técnicamente, no es un trabajo. Sin embargo, los concursos son oportunidades mucho más interesantes para ganar experiencia (y engordar el currículum) de lo que la gente puede llegar a pensar. 

Seguro que, a estas alturas de la vida, sabes que se organizan muchos concursos de traducción a lo largo del año y con diferentes instituciones. Ahora bien, ¿te has metido alguna vez a ver los premios de alguno? Aunque normalmente no hay premio en metálico (sobre todo si es un concurso universitario), los primeros premios suelen incluir la publicación de tu traducción en alguna revista profesional. Puede parecer una tontería pero, si ganases, ya tendrías una traducción publicada en una revista importante que añadir a tu currículum, algo que no todo el mundo puede hacer.

 

Estás en la recta final 

Cuando estás acabando la carrera, suele llegar esa crisis existencial a la que podríamos llamar «Y ahora… ¿qué?». Todavía no eres un traductor graduado, pero tienes los minutos contados como estudiante que puede escudarse en la excusa de no ser profesional para no buscar trabajo ni ganar experiencia. ¿Cómo aprovechar esos meses en el limbo? 

 

  • Erasmus prácticas

Este recurso suele aprovecharlo la gente que acaba de terminar la carrera pero no sabe qué quiere hacer el año que viene. ¿Máster? ¿Trabajo? ¿Año sabático? ¿Y por qué no… otra ración de Erasmus?

Las becas de Erasmus Prácticas son totalmente compatibles con las Erasmus Estudios: aunque hayas gastado los 12 meses de Erasmus en la carrera, todavía puedes optar a esta modalidad, como si no hubiera pasado nada. 

Como habrás podido adivinar, esta beca Erasmus está dedicada a aquellos que quieran irse de prácticas a algún país europeo durante algunos meses. El truco está en que tienes que tener un papel bastante activo y probablemente tengas que buscar la empresa por tus propios medios, pero es una experiencia (tanto laboral como personal) que no puedes dejar pasar. 

Si al final decidieras aprovechar este programa e irte a algún sitio de Europa, una de las cosas que deberías dejar listas antes de llegar es el alojamiento, que puede ser un follón. Por suerte, puedes ahorrarte un montón de dolores de cabeza visitando Erasmusu, la página web para buscar pisos para estudiantes. No solo eso, sino que también puedes leer las experiencias que han escrito los propios usuarios sobre las distintas ciudades que podrías solicitar para tu Erasmus. Cuanta más información tengas, ¡mejor podrás elegir! 

 

Ya te has graduado

Lo primero, ¡felicidades! Ya has acabado una etapa muy importante de tu vida. Probablemente tengas una mezcla de felicidad y miedo, porque, ¿qué puedes hacer ahora que estás graduado pero nadie te contrata? La verdad es que hay unas cuantas opciones de empezar a volar del nido, que dependen de lo que mejor se adapte a tus gustos y a lo que te quieras dedicar. 

 

  • ONG

¿Te interesa la traducción jurídica, sanitaria o institucional? Esos tres campos de la traducción son bastante técnicos y, por tanto, es bastante complicado meter cabeza sin nada de experiencia a tus espaldas. Una forma muy efectiva (y que la gente suele desconocer) de empezar a traducir textos del estilo es ponerse en contacto con distintas ONG de tu zona y ofrecer tus servicios como traductor. Este tipo de organizaciones manejan y producen un montón de documentos administrativos, jurídicos y sanitarios que necesitan traducción, pero no suelen tener los fondos necesarios para contratar a profesionales. Si les contactas, seguramente estarán encantados de recibir tu ayuda y, aunque no puedan pagarte, normalmente te darán correcciones y consejos sobre cómo puedes mejorar en tu trabajo. No cobrarás, pero estarás haciendo una buena acción y, encima, estarás cogiendo experiencia en uno de los campos más exigentes de la traducción.

 

  • Wikipedia

Wikipedia es una plataforma creada a base del trabajo altruista de miles de personas y, sí, de traductores también. Aunque no sea algo muy conocido, lo cierto es que puedes ser un traductor voluntario para esta página web. Suelen pedir, sobre todo, traductores que trabajen del inglés a otro idioma, e incluso han publicado una especie de guía introductoria que te explica cómo solicitar el puesto de traductor y cómo funciona el proceso. Lo mejor de esta opción es que, como Wikipedia cuenta con artículos de toda clase de temas, puedes escoger los que más te puedan interesar para coger experiencia: turística, sanitaria… 

 

  • Prácticas en empresa

Este es el típico punto que todo el mundo suele ignorar porque, al fin y al cabo, no cogen a nadie sin experiencia… ¿no?

Lo cierto es que, aunque ya no tengas el respaldo de tu universidad como en el apartado de las prácticas (extra)curriculares, todavía puedes conseguir unas prácticas por tus propios medios. Busca en Google y haz una lista con todas las empresas que te interesen, aunque no expresen explícitamente que quieren becarios. Mándales un currículum (o, si eres valiente, ¡llámalos!) y, si no hay respuesta, vuelve a insistir en un par de meses. Igual cae en saco roto, pero a lo mejor tienes la suerte de que se interesen por ti. El «no» ya lo tienes, así que, quítate la vergüenza y ponte al lío. ¡El mundo es de los valientes!

 

  • Redes sociales

Por último, pero no por ello menos importante, tenemos que hablar del potencial de las redes sociales. No, no es que pasarte todo el día en Instagram te sirva de algo, sino que, usadas de manera adecuada, pueden ser una fuente de experiencia laboral increíbles

Lo primero y más normal es crear una cuenta en Linkedin. Asegúrate de cuidarla al detalle: qué has hecho, qué te interesa, qué idiomas tienes… ¡Te sorprendería la cantidad de gente que busca trabajadores en esta red social hoy en día!

Además, hay otra plataforma que también puede ser muy útil: ¡Twitter! Hazte una cuenta exclusivamente dedicada a la traducción y sigue a los profesionales de tu campo que tengan más presencia en esta red social. Además de que la información que escriben puede serte muy útil en general, no es rara la ocasión en la que ofrecen un trabajo que ellos no pueden aceptar por falta de tiempo. Asegúrate de ser el primero en contactarlos y de causarles una buena impresión, porque ¡es una oportunidad increíble de meter cabeza!

 

Comparte este artículo

Publica tu comentario

Comentarios

No hay comentarios todavía. Se el primero en publicar un comentario

Populares