Tipos de impuestos

Información correcta desde Noviembre de 2019

En España actualmente hay una gran cantidad de tipos de impuestos que se pueden agrupar en dos categorías principales: impuestos directos e indirectos. Dentro de estos tipos de impuestos, encontrarás otros subtipos para sociedades o bien sobre personas físicas. Sin embargo, antes de indagar en algunos de ellos, hace falta entender primero la diferencia entre impuestos directos e indirectos.

El impuesto directo consiste simplemente en un valor que se aplica directamente dependiendo de la renta, patrimonio, o actividad de consumo. Tipos de impuestos como el IRPF o el impuesto sobre sociedades se encuentran bajo esta categoría.

El impuesto indirecto es el empleado sobre la producción y venta de un producto o servicio, y no recae sobre los ingresos de la entidad en cuestión. Un buen ejemplo de impuesto indirecto es el IVA.

Una vez clarificada la diferencia entre un tipo de impuesto y el otro, comentaremos algunos de los tipos de impuestos más controversiales o que más confusos pueden resultar.


¿Qué es el IVA?


El IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido) es un impuesto indirecto que el consumidor final paga al comprar o recibir un servicio. Hasta nueva orden, el IVA actual en España es de un 21%. No obstante, el porcentaje de IVA en diferentes productos puede variar según sus características. Actualmente existen 3 tipos de IVA:

  • IVA general: este tipo de IVA es el que hemos nombrado antes. Consta de un 21%, es el más común, y se aplica a casi todos los productos. Entre ellos encontramos el material escolar, el veterinario, la peluquería, hostelería, y muchos más.


  • IVA reducido: el IVA reducido es de un 10% y se aplica a productos como alimentos no básicos, algunos productos de salud, la construcción, etc.


  • IVA superreducido: el IVA superreducido es 4% y se aplica a productos de primera necesidad. Dentro de esta categoría encontramos el pan, la leche, frutas, cereales y quesos.


¿Qué es el IRPF?


El IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) es un impuesto progresivo pagado por todos los residentes de España a Hacienda en la declaración de la renta, y es el más importante de la Agencia Tributaria. Pero, ¿qué significa que es un impuesto progresivo? Esto simplemente quiere decir que cuanto más dinero gane la persona que tenga que pagar el IRPF, más porcentaje tendrá que pagar.


El IRPF aparecerá primero como una retención estimada en la nómina que, más tarde se corresponderá con la cantidad final del impuesto que tengas que pagar al hacer la declaración de la renta. Si esta cantidad no coincide, deberás ingresar lo que falte o bien se te devolverá lo que sobre.



La cantidad de IRPF que tengas que pagar dependerá de varios factores:

  • Trabajo: el dinero recibido por tu salario o el paro.


  • Capital: dinero ingresado por patrimonio, bienes o derechos.


  • Actividad económica (e.g: actividad comercial)


  • Patrimonio: las acciones ganadas o perdidas sobre este.


  • Rentas por ley: cantidad de rentas que tengas que pagar, como las inmobiliarias, obtenidas por socios y más. Existen ciertas rentas que no deberás tributar. Para saber más, recomendamos visitar la página oficial de la Agencia Tributaria.



El IVA y el IRPF son impuestos sobre personas físicas. Dentro de este grupo también encontramos el impuesto sobre las ganancias de capital, impuesto sobre el patrimonio, impuesto sobre sucesiones y donaciones, e impuesto para no residentes sobre la renta.


¿Qué es el impuesto sobre sociedades?


Contrariamente, el impuesto sobre sociedades se encuentra en la categoría de impuesto para sociedades junto al impuesto sobre transmisiones patrimoniales. Pero, ¿qué es exactamente el impuesto sobre sociedades?

El impuesto sobre sociedades es un impuesto proporcional aplicado a los beneficios obtenidos por las sociedades residentes en España. El porcentaje a aplicar variará de dos factores principales:



  • Comunidad autónoma en la que se reside:


  • La cantidad a pagar de impuesto sobre sociedades no es el mismo en todo el país. Es decir, el porcentaje de tipo impositivo (impuesto público) depende de la comunidad autónoma. Hay dos tipos:

    • País Vasco o Navarra: 28%

    • Resto de comunidades y Ceuta y Melilla: 25%


    • Si la sociedad es nueva, deberá pagar una base de un 15% en el primer periodo para poder construir una base positiva.



  • Porcentaje de la renta de la sociedad en sí.


Si eres una sociedad, volvemos a aconsejar visitar la página oficial de la Agencia Tributaria para poder recopilar información más profunda sobre el tema y poder informarte más sobre cuándo debes presentar los pagos, calcular tu base imponible y los ajustes; y ya que algunas sociedades están exentas de tributar ciertos porcentajes.



Esperamos que este artículo haya sido útil y hayas recopilado la información básica para tener una noción de los tipos de impuestos en España. Si estás en una buena racha, quizá te interese leer nuestros artículos sobre el salario mínimo u otros tipos de salario como el paro o salarios variables y mixtos. Si de manera alternativa quieres conseguir más dinero para pagar estos impuestos, ¿por qué no echar un vistazo a nuestras ofertas de trabajo?

Todo sobre Salario e impuestos