La ley de prevención de riesgos laborales


Al firmar un contrato de trabajo, todos nos exponemos a ciertos riesgos derivados del puesto de trabajo en sí y de nuestra función. Sin embargo, en España existe una ley de prevención de riesgos laborales (LPRL) que se encarga de proteger al trabajador y obliga al empleador a asegurarse de dicha protección. Esta ley de prevención de riesgos laborales lleva en vigor desde 1995, aunque su versión más actual es la de 2013.

Ser conocedor de ciertos aspectos básicos sobre la LPRL podría sacarte de un apuro o más. Por ello, hemos redactado ciertos puntos clave que te servirán en tu primera, segunda, e incluso tercera experiencia laboral.


¿Qué es la ley de prevención de riesgos laborales?


Para saber por dónde van los tiros, debes saber en qué consiste la ley de riesgos exactamente. En resumidas cuentas, la LPRL es un deber administrativo empresarial con respecto a su personal, y por tanto un derecho del trabajador, que protege su salud y seguridad en el trabajo.


Esta ley de riesgos laborales implica una implantación y aplicación de un plan de prevención de riesgos laborales que debe integrarse en el sistema general de gestión de la empresa. Este plan de prevención debe:

  • Ser específica al puesto y función del trabajador.

  • Implementarse en el momento de contratación del empleado y cuando se produzca algún tipo de cambio.


Obligaciones de la empresa


La LPRL de riesgos asegura la protección a los trabajadores obligando a las empresas a realizar ciertas acciones. Si tu empresa no ha mencionado ninguno de estos aspectos cuando te contrataron y/o en tus primeros días, siendo esto necesario, entonces deberías prestar atención a esta alerta roja.

  • Informar directamente al trabajador sobre los riesgos a la salud y seguridad, y de las medidas preventivas adoptadas incluyendo situaciones de emergencia.


  • Dar formación teórica y práctica, centrada en el tipo de trabajo que el empleado ejerza y repetirse de ser necesario.


  • Garantizar la vigilancia periódica del estado de salud del empleado.


  • Ofrecer protección específica si las características personales del trabajador lo requieren.


  • Consultar al trabajador sobre las cuestiones que afecten a su seguridad y salud en el trabajo.


Obligaciones de los trabajadores


De la misma manera, la LPRL requiere que los trabajadores, por su propia seguridad y salud y por la de aquellas otras personas a las que pueda afectar su actividad profesional, cumplan con los siguientes deberes:

  • Hacer un uso adecuado de la maquinaria, herramientas, sustancias peligrosas, equipos y cualquier medio de trabajo junto a los equipos de protección proporcionados por el empresario y conforme a sus instrucciones.


  • Utilizar de manera correcta las medidas de seguridad existentes.


  • Informar a un superior y a trabajadores a los que les incumba sobre cualquier situación que pueda resultar en un riesgo para la seguridad y salud de los trabajadores.


  • Contribuir a que se cumplan las obligaciones que la autoridad haya establecido.


  • Cooperar en la garantía de unas condiciones de trabajo seguras.



Si no se cumplen las condiciones que la ley de prevención de riesgos laborales especifica, debes denunciarlo ante la Inspección de Trabajo. Lo importante es tu salud y tu seguridad, así que asegúrate de la situación no se tome a la ligera. Si decides renunciar por esta razón, asegúrate de mencionarlo en la carta de renuncia para que la empresa pueda mejorar y no continuar cometiendo este tipo de errores.

Ya que estás aquí, ¿por qué no echas un vistazo a nuestras ofertas de trabajo? Puedes leer nuestros consejos para conseguir trabajo, ¡y comenzar una nueva carrera laboral!


Todo sobre Derechos laborales