Qué es ser autónomo


¿Sueñas con ser tu propio jefe? Sin duda, registrarte como autónomo es lo idóneo para ti. Hoy en día son más y más los españoles que deciden involucrarse en este modelo de trabajo por todas las ventajas que puede aportar dadas las circunstancias económicas. Pero, ¿qué significa exactamente ser autónomo en España?

Según la Real Academia Española, un trabajador autónomo es aquel que “realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo sin sujeción por ella a contrato de trabajo y aunque utilice el servicio remunerado de otras personas”. En otras palabras, si no estás sujeto a un contrato de trabajo, ¡tú marcas tu ritmo!

Como trabajador autónomo, es importante saber que, aunque no estés atado a contratos de trabajo como tales, tus derechos y obligaciones se encontrarán recogidos en el Estatuto del Trabajador Autónomo. Por lo tanto, si deseas ser autónomo en España, deberás leer el documento con cautela para reducir todo tipo de riesgos en tu carrera laboral. Pero ¡para el carro! Antes de registrarte como autónomo, debes saber bajo qué categoría de autónomo te encuentras. Hoy es tu día de suerte, lo hemos resumido todo para que tú no tengas que hacerlo.


Tipos de autónomos


Antes de empezar a listar los diferentes tipos de autónomos en España, es importante destacar que todos cotizan en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) bajo las mismas condiciones. Así que, independientemente del tipo de autónomo que seas, debes tomarlo en cuenta. Dicho esto, los diferentes tipos de autónomos en España son los siguientes:

  • Trabajador autónomo: este tipo de trabajador es el que gestiona un negocio propio que esté a su nombre y contrata a otros, efectuando una actividad empresarial. En esta categoría se encuentran autónomos que operan en hostelería, construcción, peluquerías o sector del cine, por ejemplo.


  • Profesional autónomo: un profesional autónomo, más conocido como “freelance” tiene la opción de laborar desde la comodidad de su casa, ejerciendo de manera completamente livre. Dentro de este grupo se encuentran colegiados como ingenieros, abogados o psicólogos; y no colegiados, como publicistas, pintores o representantes.


  • Empresario autónomo: un empresario autónomo tiene un negocio muy bien establecido y estructurado en el que contrata una gran cantidad de personal y crea una sociedad.


  • Autónomo económicamente dependiente: los autónomos económicamente dependientes no tienen personal a su cargo y facturan a un cliente únicamente. Al trabajar sólo con un cliente, forman parte de un contrato con la empresa en cuestión que les registra como autónomos.


  • Autónomo agrario: un autónomo agrario se encarga de la actividad agropecuaria, como su nombre sugiere. Cotizan bajo un programa específico llamado Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agraria (SETA). Su rendimiento neto no debe ser más de un 75% comparado con la base mínima para poder cotizar.


  • Otros: dentro de la categoría de “otros tipos de autónomos” podemos encontrar los que cotizan gracias a la actividad de otros autónomos. Por ejemplo, si te lucraras de la actividad autónoma de algún familiar o tu marido/mujer, serías categorizado bajo este tipo.


Cómo darse de alta como autónomo en España


Si tienes decidido que quieres ser tu propio jefe, seguramente te estarás preguntando: ¿Cómo hay que darse de alta como autónomo? Y es que, la verdad es que lo entendemos, evitar el estrés y agotamiento emocional que el trabajo convencional puede proporcionarte suena bastante atractivo. Afortunadamente, el proceso de darse de alta como autónomo se resume en cuatro pasos sencillos e imprescindibles: darse de alta en la Seguridad Social, en Hacienda, en organismos de trabajo, y por último conseguir un certificado digital.


1. Darse de alta en la Seguridad Social

Para darte de alta en la Seguridad Social, debes ir a una oficina con cita previa o solicitar esta acción por internet. Dándote de alta con tu DNI y la confirmación del alta que hayas realizado en Hacienda, podrás especificar cuánto cobrarás al jubilarte.



2. Darse de alta en Hacienda

Para poder darte de alta en Hacienda, deberás rellenar los documentos que la Agencia Tributaria te proporcionará. Es aconsejable que hables con los funcionarios disponibles allí para poder saber en profundidad qué trámites de impuestos, como el IVA o IRPF, debes realizar para que no surjan confusiones.



3. Darse de alta en organismos de Trabajo

Este paso es muy importante si eres un autónomo con trabajadores empleados. Si tienes un organismo de trabajo en tu comunidad autónoma, puedes darte de alta para poder adquirir un libro de visitas y hacer saber a la Seguridad Social e Inspección de Trabajo de su existencia.



4. Conseguir un certificado digital

Este paso, aunque no sea imprescindible, te será útil en un futuro para conseguir una firma digital. Te hará parecer más profesional y, sin duda, más competente también.


Ventajas y desventajas


Si has llegado hasta aquí, realmente te pica la curiosidad y te estarás planteando ser autónomo. Aquí tienes las ventajas y desventajas para que puedas decidir si te merece la pena realmente dar el paso, o no.


Ventajas Inconvenientes
Trabaja cuando quieras Total responsabilidad en todos los sentidos
Tú eres el jefe Encuentra los clientes tú mismo
Nadie se lleva porcentaje de tu salario Mayor cantidad de impuestos a pagar
Libertad total sobre qué trabajo realizar Tratar con los clientes tú solo


¿Estás listo para tomar una decisión? Ser autónomo en España no es tarea fácil dado el mercado, así que es una decisión difícil de tomar. Tómate tu tiempo y explora otros tipos de contratos para saber cuál se ajusta más a tu personalidad y forma de trabajar. Una vez tengas las ideas más claras, podrás decidir si realmente trabajar como autónomo es lo que quieres para un futuro. Si no, ¡siempre puedes explorar nuestras ofertas de trabajo según la industria o ciudad que prefieras!


Todo sobre Contratos de trabajo